El baile del miércoles que le pegó Cruzeiro a Estudiantes en Copa Libertadores fue más allá de la goelada por 5-0. Los doblegaron de inicio a fin, los humillaron y los dejaron en ridículo. Fue tal la euforia del cuadro brasileiro, que ya cuando estaban a punto de irse al descanso, 3-0 a cuestas, Roger se lució con este recurso causante de tremenda ovación local.

Lee también   Postal moreliana