Neven Subotic brindó una de las jugadas más cardiacas de la final entre Borussia Dortmund y Bayern München al salvar en la raya a su equipo. A pesar de su extraordinaria barrida, que evitó el gol de Müller, todo quedó en una bella anécdota después del triunfo bávaro.

Lee también   Itamar, ¡sigue fallando!