El coscorrón como correctivo siempre aparece como opción para castigar o, en todo caso, bajarle los humos a cualquier fulano. Mourinho es de altas ínfulas, y resulta difícil imaginar que alguien le propine alguno. Claro, hasta que la banca opinó lo contrario…

Lee también   La nueva armadura de Alemania