Jiracek tenía todo para aumentar la ventaja de República Checa 2-0 sobre los húngaros, pero terminó haciendo lo imposible: volar el balón. Al final todo quedó en empate a un gol y el checo se llevó el oso de la semana.

Lee también   ¡Eso es todo Mou!