Faltaban poco más de 10 minutos para que terminara el encuentro entre Swansea y Chelsea por la Capital One Cup, cuando Eden Hazard quizó apurar a un recogebalones a que entregara la pelota al arquero del Swansea, pero en su desesperación terminó pateando en el suelo al muchacho.

Hazard salió expulsado del partido.

Lee también   Esto pasa por querer lucirse...