Sin lugar a dudas, el oficio de recogepelotas es uno de los más privilegiados del mundo del futbol; jóvenes que tienen aspiraciones de ser futbolistas profesionales tienen la oportunidad de vivir de cerca el juego, aunque en ocasiones su oficio les trae severas consecuencias, tal como le pasó a un joven en un juego rumbo a la Euro.

Se jugaba el partido entre Grecia e Italia cuando el futbolista de la Lazio, Nicolo Barella se enfureció por una jugada que no pudo terminar de buena forma, desquitándose con el balón; sin embargo, el balón tomó una trayectoria que el futbolista no esperaba:

Afortunadamente, el recogepelotas solo recibió un golpe sin nada de consecuencias, pero eso demuestra que nadie está exento de tener una accidente, incluso un oficio que parece fuera de peligro, como el delos jóvenes encargados de los balones en los partidos.

Lee también   Señalan ayuda arbitral en el gol de Messi al Atlético