En cualquier cancha del mundo esto ameritaría tarjeta amarilla mínimo, por hacer tiempo, pero no para Al-Saadi Gadafi, él podía hacer lo que quisiera y máxime cuando era sustituido.

Este video habla por sí solo. Vean todo el tiempo que hace el hijo de Muamar Gadafi al salir de la cancha. Se despide de medio mundo, incluso después de salir y hasta se bromea a un policía.

Como dato al tema, Al- Saadi Gadafi debutó a los 27 años de edad en uno de tantos caprichos que su papá le cumplió, y llegó a jugar ante el Barcelona en el Camp Nou una cascarita con el Al-Itthad, equipo del que era dueño y futbolista a la vez. Después de estar dos temporadas en Libia, Al-Saadi Gadafi llegó en la Serie A italiana, donde defendió las camisetas del Perugia, Udinese y Sampdoria.

Aseguran que él mandaba y sólo era sustituido por el entrenador cuando se encontraba cansado, pero cada que lo cambiaban era un show verlo salir del campo.

Quién sabe por qué, los árbitros no se animaban a sacarle la amarilla… la realidad es que lo veían con su lento caminar y algunos hasta le aplaudían…

(Recomendable ver todo el video)

Lee también   ¡Qué suerte!