En la victoria del PSG 3-0 sobre Brest, Zlatan mostró sus cualidades técnicas con un escorpión, que pudo ser la cereza del pastel para cerrar el año.

Lee también   Habrá Verratti para rato en París