Su nombre, y es la mascota de los Astros de Houston. Es, básicamente, un troll por excelencia. Se la pasa haciendo cualquier cantidad de tonterías en el Minute Maid Park, que dan risa.

En realidad es bastante simpático, y un buen bailarín.

El duelo de su vida, no obstante, lo tuvo con un guardia de seguridad, hace varios meses.

Lo dejaron K.O.

Lee también   El golazo de Figo en el amistoso de leyendas Madrid-Roma