Es el apodo que se ganó ayer el jugador del Bayern München, Arjen Robben, cuando jugando contra el VfL Bochum en el marco de la DFB Pokal (Copa Alemana), se aventó un clavadazo en el área y por esa razón se ganó el cartón amarillo.

A final de cuentas, el Bayern venció dos goles por uno al Bochum, los goles fueron de Kroos y del mismo Robben, mientras que por el Bochum descontó el italiano, Giovanni Federico.

¿Y ustedes qué calificación le ponen al clavado de Robben?

Lee también   La boleta de Messi