¿Alguna vez tuvieron un sueño donde mezclaban lugares gustos y cosas imposbles? ¿Y cuándo despertaron quisieron intentarlo? Pues unos cuates de Filadelfia decidieron hacer realidad un viaje muy peculiar. Decidieron crear un deporte mezclando basquetbol, balonmano, futbol y ¡quidditch! Exacto, eso que juega Harry Potter, pero sin escobas voladoras…

El tal Kronum se juega entre dos equipos de diez integrantes en un campo circular de 70 metros de diámetro. Cada conjunto defiende dos “porterías” que además de las redes bajo los tres postes, tienen varios agujeros. Según la forma del escopetazo o el tirititito, el lugar desde donde se haga, con el pie o la mano, es lo que vale el punto.

En el video están las instrucciones del revolucionario deporte que la esta rompiendo en Pensilvania. Por ahora tiene éxito en los circuitos escolares y existe una reserva enorme de que logre trascender ciertos círculos. Pero… a pesar de su dificultad, ¿logrará arraigarse en la atención popular?

Lee también   La tarde en que Chava le enseñó a Leo