De plano Flash muerde el polvo ante Leandro Simbaña, médico del Nacional de Quito. No hay médico más rápido que él, puede atender a un portero lesionado y volver al banquillo en menos de lo que canta un gallo. Simbaña es toda una bala en asuntos de velocidad.

Lee también   La FIFA fijará el precio del fichaje de Neymar