Un imitador quiso colgarse de la fama de Lionel Messi, por lo que fingió ser el mejor futbolista del planeta para ligar. Su broma fue para el programa Whatever, identificado por este tipo de chistes.

Lee también   Barcelona y Espanyol presentaron la Supercopa Catalunya