Sucedió ayer en la Copa São Paulo de Futebol Junior “Copinha”, en la goleada de 6-0 de Gremio sobre Marilia. El silbante se complica la vida: concede un dudoso penalti y le anula el gol marcado a Emerson por una red rota. Es el ChiquiMarco de Brasil: polémico hasta las muelas.

Lee también   Wenger, más simpático que el Chelís!