Alguna vez escuché que la pasión se lleva tatuada en el alma. Bueno, este amigo Felipe Álvarez El Pinta, no pudo encontrar mejor forma de hacerlo literal.

¿Extravagancia, estupidez o admiración?

Lee también   ¡Regrésenle su balón!