Pumas y Monterrey jugaron su partido de la fecha y Monterrey iba ganando por 1-0. Al querer salir jugando, entregó a un defensor y éste se la devolvió ante la presión.

El arquero recibió mal y el balón rebotó, provocando que Pumas recuperara y, tras una serie de toques, un disparo fue desviado y entró.

Un cúmulo de mala suerte, iniciado por un error grosero.

Lee también   Tiene 8 años de edad y cuenta con una gran técnica