Al parecer Andrey Lapidus nació con el balón pegado a los pies, ya que muestra una gran habilidad al dominar la pelota y lo puede hacer en cualquier escenario.

Lee también   La canción de un "hincha"