Con tal de tener deportistas de alto rendimiento, los chinos someten a los niños a un duro entrenamiento hasta con maltrato debido a una gran exigencia de sus entrenadores.

¿Valdrá la pena ganar medallas con este tipo de formación?

Lee también   El Bernabéu de fiesta