Hamza Abourazzouk, del Raja Casablanca, recordará toda su vida el gol que falló ante Al Arabi. Nomás tenía que empujar la pelotita y ya, pero no. Se dio el lujo de estrellar el balón dos veces en el poste, algo que seguro no le pasaría a nadie de la redacción de este sitio.

Lee también   ¿Adivina quién es el loco?