Después de recibir un fuerte codazo de Chicao jugador del club Fortaleza de Brasil, Esley jugador del Santa Cruz, se dio cuenta que estaba sangrando bastante y rápidamente corrió hacia donde estaba Chicao para enseñarle lo que le había hecho y de paso embarrarle su sangre en la cara.

Lee también   Fútbol de Brasil confirmó 22 nuevos futbolistas contagiados por COVID-19