Un niño de unos 15 años, pasará a la historia luego de ser el primer espontáneo en aparecer en el clásico poblano entre Lobos BUAP y Puebla.

Lee también   Por fin llegó el pase de Pipino