No queremos sonar clichés, pero no hay dudas de que hay circunstancias y situaciones bastante amargas, decisiones feas que toma el destino, y que nadie alcanza a comprender. Como un pianista al que le corten las manos, un guitarrista sin dedos,un futbolista sin piernas. En fin.

Sin embargo, de vez en cuando es contada una historia de superación que solo permite recordar aquel refrán dicho por abuelas: «el cielo es el límite».

Por eso, vale la pena impresionarse viendo este video de cómo un niño al que le falta una pierna juega fútbol con los demás, y hasta se anima a lanzar taquitos y caños.

Lee también   Un periodista se quedó dormido en plena transmisión después del Superclásico