Verlo jugar era una fiesta donde nunca te aburrías. Ronaldinho y su alegría cautivaban en su andar por las canchas del mundo. ¡A divertirse!

Lee también   La tarde en que Chava le enseñó a Leo