En uno de tantos programas de concursos en Japón surgió esta nueva versión del futbol, en donde los jugadores juegan con binoculares y así pierden la percepción del balón, provocando muchas situaciones chuscas.

Lee también   No se aguanta la risa