Cuando jugar al futbol es un deseo, solamente hace falta ponerle ganas. Si el clima te juega en contra, haz como este jugador inglés que en el ascenso británico fue el héroe no de su equipo, sino del partido.

Ante una impresionante nevada, el trabajo de los encargados del mantenimiento se quedó corto y un futbolista se ofreció a ayudar. El hombre barrió y barrió nieve, buscando dar una mano para que el partido se pudiera jugar.

La hinchada, impresionada con la imagen, le cantó y lo aplaudió por su voluntad. Video:

Lee también   "Blanca Navidad"