A Giorgios Seitaridis del Panathinaikos se le hizo muy fácil regresarle el balón a su portero, cuando éste no estaba ni siquiera en su arco. Nada pudo hacer hacer el guardameta para evitar el autogol.

Lee también   Regresa a la normalidad