Un golazo desde atrás de media cancha fue el que le metió Toshihiro Aoyama, jugador del Sanfrecce Hiroshima, al Yokohama. Golazo que fue seguido por una graciosa celebración, pues generalmente cuando festejan los jugadores simulando una chuza, todos caen, pero en esta ocasión simularon hacer lo que en el boliche se le conoce como un spear y pues miren lo que se sacaron de la manga los japoneses.

Lee también   Jugaron sobre una "alberca"