El jugador del Gremio de Porto Alegre Marco Antonio, prendió el balón en el aire con una patada al puro estilo de la grulla, como en la película de Karate Kid y terminó poniendo la pelota al fondo de las redes para lograr tremendo golazo.

Lee también   Le dan su beso a Mou