Luego de pasar por una ligera mala racha de no anotar, parece que Luis Suárez se ha encendido en el Barcelona. Si bien, no había tenido malas actuaciones en su etapa como culé e incluso se había convertido en un gran pasador, el gol se le estaba negando, pero con dos jornadas consecutivas horadando el arco rival, parece que el Conejo ha despertado y para muestra, el golazo que anotó ante Levante.

Ya con el rival vencido, con un 4-0 en la espalda, la confianza regresó al uruguayo que había tenido fallas increíbles a lo largo de la temporada. Corría el minuto 72 cuando en un desborde por la izquierda, Adriano sirvió a Suárez y este de manera espectacular definió con una tijera que dejó sin oportunidad al guardameta Mariño.

Lee también   Sigue la burla: parodia de Van Gaal con un pollo