Magnus Eriksson delantero del Åtvidaberg de Suecia, tomó el balón y lo condujo hasta casi afueras del área de su rival para pegarle al balón con rencor y meter este golazo de último minuto, que significó el empate, en el partido que disputaron contra el Norrköping.

Lee también   Después de hacer un gol, jugador muere en la cancha