Quien haya tenido la fortuna de ver ayer la actuación de Francesco Totti ante Parma, se habrá dado cuenta una vez más que la edad no está peleada con la calidad, pues a pesar de tener 36 años de edad, sigue siendo el bastión del equipo de la loba.

Lee también   La tarde en que Chava le enseñó a Leo