Así es, tal y como lo leen, este loco aficionado del Newcastle se le puso al brinco a un caballo y hasta se nota que le lanza un derechazo al corcel, antes de que lleguen otros policías para derribarlo.

Lee también   Ojo con el portero