El jugador chino Yang Xu tuvo un mal día.

El futbolista quiso hacer la «Mano de Dios» en una jugada a balón parado pero la pelota ni siquiera entró a la portería y luego el árbitro lo expulsó del partido por acumulación de tarjetas amarillas.

Lee también   Siete arbitrajes polémicos