De todos los futbolistas capaces de emular aquel gol milenario de Marco Van Basten contra la Unión Soviética, parece irreal que John Terry, un tipo rudo y que juega sin muchos adornos, pudiera ser artífice de algo parecido. Ojo, aclaramos, no igual, parecido.

Aunque lo haya hecho un entrenamiento, el golazo vale:

Lee también   El pateador de los Seahawks, ¿con el Chelsea?