Como si de una broma se hubiese tratado, Jürgen Damm protagonizó un episodio de mucha risa dentro de Tigres por culpa de un correo.

Y es que el delantero felino nunca se enteró de que los entrenamientos en el club se habían suspendidos y se presentó en la mañana en las instalaciones de Zuazua.

Mediante las redes sociales, el primo de Damm publicó un video en el que le recrimina el haberle hecho levantar a las ocho de la mañana y conducir 45 minutos para ir a un entrenamiento cancelado.

Sin embargo, en el video el propio extremo de Tigres expresó que sí recibió el correo del club avisando de la suspensión del entrenamiento, pero que no lo leyó sino hasta cuando estaba en las instalaciones.

Cabe recordar que las actividades (prácticas y partidos) en la Liga MX están paralizadas a causa de la pandemia del COVID-19, por la que Damm ya se sometió a la prueba para descartar que padecía del virus.

Lee también   Passerini tira el control de la Play tras perder contra Tigres