Nick Kyrgios lo hizo otra vez. Considerado como el ‘Bad Boy’ del circuito ATP, el australiano desató su furia este 14 de agosto en el Masters 1.000 de Cincinnati.

Captura de video.

El explosivo tenista fue eliminado por el ruso Karen Khachanov, quien le derrotó en la segunda ronda por 6-7 (3), 7-6 (4) y 6-2. Pero al verse acorralado por su contrincante y mientras «aceptaba» la derrota», estalló.

Kyrgios pidió un ‘break’ para supuestamente ir al baño y las cámaras captaron cuando rompió dos raquetas golpeándolas contra el suelo.

Por si fuera poco, tuvo un acalorado encuentro con el juez de silla, a quien insultó al terminar el encuentro. Luego lo escupió al darle la mano.

Kyrgios se marchó descalzo porque lanzó sus zapatillas al público y luego regaló sus raquetas rotas a dos pequeños fanáticos. Un «lindo» gesto del 27 del mundo, ¿no?

Según diferentes reportes, el australiano llamó al juez de silla «estúpido», «el peor árbitro de la historia», entre otros insultos. Eso le generó una multa de 113 mil dólares y cuando finalice la investigación de los hechos podría recibir una suspensión.

Lee también   Roger Federer dice que haber jugado diez finales no es garantía de nada