Tras el tercer gol del Morelia al Cruz Azul un espontáneo ingresó al campo a burlarse de los jugadores cementeros. Algunos no aguantaron y se desató un zafarrancho que bien pudo haber sido controlado por los mismos jugadores, pero la calentura estaba al cien y terminaron entrándole todos contra todos.

Jesús Corona, portero del Cruz Azul atendió de esta manera al prepaprador físico del Morelia que cabe mencionar ya había soltado uno que otro golpe por ahí.

Acciones lamentables que no deben repetirse en una cancha del futbol en ningún lado del mundo.

Acá las imágenes…

Lee también   La selección inglesa se preparó para sus amistosos como... ¡marines!