Fue el sábado en el empate a dos de Cesena y Juve. En ese momento significaba el 1-1 para los Cavallucci Marini. Inexplicable, el delantero Emanuele Giaccherini voló la bola frente a puerta abierta. Había superado a Buffon, atinando al poste con su primer disparo, pero en el contraremate a unos centímetros de la línea de gol decidió enmarcar su oso en la videoteca de lo lamentable.

Al final, aunque no terminó por pesar demasiado su fallo, pudo significar el tanto de la victoria y consumar la remontada impresionante, pues la Juve tuvo ventaja de dos buena parte del juego.

Lee también   INT 0-0 JUV | Frustraron el grito de gol