Después de ver finalizada su aventura por Rusia 2018 y salir en el último puesto de su grupo, la selección de Corea del Sur regresó a su país y tuvo un recibimiento oficial organizado por la federación, durante el cual hubo un momento tenso contra los jugadores.

A pesar de haberse despedido del Mundial con una histórica victoria sobre Alemania, el equipo surcoreano no fue recibido con los brazos abiertos e incluso les lanzaron un huevo durante un acto oficial.

Mientras que en México se felicitaba al cuadro asiático por ese triunfo sobre el vigente campeón del mundo, en esas latitudes se expresaron aficionados descontentos que también arrojaron almohadones a la delegación.

Lee también   Rusia se prepara para el mundial del 2018