Dos puntos en 4 juegos. Nueve goles recibidos. En posición de descenso. La Roma está para llorar… literalmente.

Sucedió ayer contra el Brescia. Julio Sergio se lesionó al minuto 90 y ya sin cambios, debió quedarse en la portería. El muy desalmado del árbitro compensó 6 minutos.

Lee también   La tarde en que Chava le enseñó a Leo