Todo parecería que esto es un acto de racismo: aficionados del Borussia Dortmund le lanzaron plátanos al portero del Bayern München, Manuel Neuer. Pero en esta ocasión tiene que ver con una tradición y el cariño que tienen los seguidores del Dortmund a los porteros de un equipo que no es de su agrado, como el Bayern. Esta tradición comenzó hace más de una década cuando le hicieron lo mismo a Oliver Kanh, quien era apodado el Gorila y al que durante varios enfrentamientos le tiraban bananas hasta que un día Kanh levantó un plátano y se lo comió.

Lee también   La Bundesliga está de pelos