Después de una gran descolgada que terminó en gol, el uruguayo Pablo Pintos se quitó la playera para festejar. Pero no contó con que un pequeño aficionado le arrebataría la camiseta como si de un dulce se tratara.

Lee también   ¡Se volvió loco!