El hijo de Neymar heredó el gusto por el fútbol, pero el pequeño tiene simpatía por los colores del Real Madrid.

Lee también   El futbol también pierde