El entrenador del Unión Comercio peruano mandó a la banca a su portero titular por comerse varios goles. Le dio chance a Azurin, el arquero suplente, pero la cosa le salió todavía peor. ¡De los dos no hizo uno!

Lee también   Feliz año nuevo chino