A los 15 minutos de partido en el Camp Nou, el Barcelona derrotaba de forma contundente 2-0 al Sevilla, pero la atención se centró en Lionel Messi, que cayó muy mal tras disputar un balón con Franco ‘Mudo’ Vázquez y de inmediato se dolió del codo.

El astro argentino fue vendado del brazo derecho y le fue imposible continuar en el duelo, su lugar fue ocupado por Ousmane Dembélé a los 26 minutos.

Messi había asistido a Coutinho en la primera anotación y él fue el encargado de conseguir el segundo tanto, justo antes de sufrir la lesión en el codo.

Lionel puede perderse una semana crucial para el Barcelona, donde recibirán al Inter de Milán en la Champions el miércoles y el próximo fin de semana disputarán una edición más del Clásico Español ante el Real Madrid.

Lee también   Regalo del árbitro