Ashley Vickers, defensa del Dorchester Town FC, no encontró una mejor idea que taclear al imitador en desnudo de Jaume Marquet -Jimmy Jump para los amigos-. El problema era que su equipo iba perdiendo contra el Havant & Waterlooville 3-1 (así terminó) y no había forma de que los oficiales encargados de hacer algo, alcanzaran al streaker. Y ante la reacción de Vickers, el árbitro central decidió echarlo del juego. Todo esto en la Conferencia Sur del futbol inglés, algo así como la sexta división.

Y se pone mejor al leer la declaración del propio Vickens tras el juego:

“Estoy estupefacto y sin palabras. Un hombre corrió a la cancha sin que ninguno de los comisarios consiguiera agarrarlo y pensé que estaba haciendo un favor. Solo pensaba que estaba haciendo un favor al detenerlo para poder seguir con el juego. Logré ponerlo contra el piso y lo curioso fue que los directivos rivales de hecho me dieron las gracias por ello. Pero el árbitro decidió enviarme a la regadera. Además, los jugadores del Waterlooville le pidieron al árbitro que no me expulsara y su presidente incluso se ofreció a retirar a un jugador para igualar las cosas.

“El árbitro perdió el partido después de eso y sabía que había cometido un gran error por la reacción de los jugadores del Havant y su directiva. En retrospectiva, tal vez no debería haberlo hecho, pero el hubiera es una cosa maravillosa. Estoy seguro de que la gente me va a crucificar por esto, pero me da igual”.

Lee también   La tarde en que Chava le enseñó a Leo