Ok, abren las puertas del entrenamiento de Galatasaray, pero con la condición de que no se salten al campo. Ah pues no, siempre hay uno que al que le vale y se mete a la cancha para… ¿chocar contra Drogba? El tropezón le costó ser atrapado por el personal de seguridad, donde por cierto había un sujeto bastante manchado.

Lee también   Por poquito se arman los trancazos