En el futbol de Tayikistán, un árbitro corrió para salvar el pellejo después de haber sido agredido por un jugador y tras haber despertado la ira de una afición que quería lincharlo.

Lee también   El golazo imparable de Marko Arnautovic