Esta aficionada asiática hizo todo lo posible por saludar al italiano Francesco Totti, cuando se enteró que viajaba en un vagón de la estación donde se encontraba.

Lee también   Túnel al juez de línea