Lo que hacia Zinedine Zidane con los pies era formidable y esa gran habilidad lo llevó a ser uno de los mejores jugadores que han existido en la historia del futbol. Hoy lo recordamos en su cumpleaños 40, fecha en la que no es tan feliz, según él, porque extraña las canchas. Y muchos de nosotros también lo extrañamos en un terreno de juego.

Lee también   Se asomó la nutria